Mazda CX-5 2021

PIN

Mazda está sometiendo a su SUV CX-5 a un tratamiento láser para que esté al día. ¿Cambios sutiles pero apreciables en este modelo de 2021? Lanzado en 2012, el primer Mazda CX-5 inauguró la tecnología Skyactiv del fabricante japonés. Desde entonces, este SUV, rediseñado en 2017, se ha convertido en uno de los modelos estrella del catálogo de Mazda. De hecho, es el modelo más vendido de la marca japonesa en todo el mundo.

Para ayudar a mantenerse en un segmento muy competitivo, Mazda está dando a su CX-5 un ligero rediseño para su año modelo 2021, señala Crestanevada Barcelona. No es realmente un «lifting» porque no hay cambios estéticos. El CX-5 mantiene su estilo bastante clásico. Un aspecto más convencional, en cualquier caso, que la última generación del Hyundai Tucson, por ejemplo. O incluso el nuevo Nissan Qashqai.

Cabe destacar la aparición de una nueva serie especial llamada Homura en el catálogo. Se distingue por las tapas de los retrovisores exteriores de color negro y las llantas de aleación ligera específicas de 19 pulgadas. También cuenta con un interior negro con costuras rojas. Para que conste, Homura significa «llama» en japonés…

Los cambios del CX-5 de 2021 se centran principalmente en el sistema de infoentretenimiento. Gracias a la última evolución de la app MyMazda, el CX-5 está al día y puede ofrecer los cada vez más populares servicios conectados: bloquear/desbloquear el coche a distancia, encontrar tu coche mediante geolocalización en un gran aparcamiento, enviar un destino preparado a través de tu smartphone directamente al sistema de navegación, etc.

El CX-5 también se beneficia de una nueva pantalla más grande. La antigua pantalla de 8 pulgadas se sustituye por una de 10,25 pulgadas. En el uso, el formato 8:3 (ancho pero no muy alto) no siempre lo hace muy práctico. Al visualizar el mapa de navegación, por ejemplo, el espacio libre por encima del vehículo es bastante reducido y hay que alejar el zoom para tener una mejor visión de la ruta por delante.

También hay que tener en cuenta que esta pantalla no es sensible al tacto. «Por razones de seguridad», dice Mazda, hay que utilizar la rueda de la consola central. No siempre es la solución más práctica. Pero la ergonomía del sistema Mazda sigue siendo bastante sencilla. Y lo que es más, ¡no hay huellas dactilares en la pantalla! En general, también apreciamos el excelente acabado de este CX-5: los arreglos son pulcros y los materiales utilizados son de calidad.

Además de la nueva pantalla, el CX-5 de 2021 también se beneficia de una serie de pequeñas mejoras técnicas «ocultas» para mejorar su comportamiento dinámico y reducir al máximo su certificación WLTP. Los cambios afectan a los motores, la transmisión automática y la tracción total. Sobre el papel, esto permite que el CX-5 reduzca sus emisiones de CO2 en unos 10 gramos en función del tren motriz elegido.

Aparte de estas mejoras puntuales, la oferta mecánica permanece (casi) sin cambios. El CX-5 de 2021 está disponible con el motor de gasolina Skyactiv-G de 2,0 litros y 163 CV o con el motor Skyactiv-G de 2,5 CV. El motor diésel 2.2 Skyactiv-D también se mantiene en el catálogo en 150 o 184 CV. Dependiendo del motor seleccionado, la transmisión manual de 6 velocidades puede ser sustituida por una transmisión automática (6 velocidades) y/o se puede seleccionar un sistema de tracción total.

El conjunto ofrece una experiencia de conducción de la «vieja escuela». El motor de gasolina de 2,0 litros de aspiración natural es suave en el tráfico, pero carece de la «fuerza» para ofrecer una fuerte aceleración… Hay que bajar una o dos marchas. Es un placer hacerlo, ya que el control de la caja de cambios es directo y preciso. Con la palanca de cambios en su lugar, el bloque ofrece una extensión entusiasta y garantiza un rendimiento suficiente para el CX-5.

Dinámicamente, el CX-5 sigue siendo un placer de conducir. Sin imponer una conducción demasiado firme, este SUV japonés muestra un comportamiento ágil y preciso. Se trata de una visita obligada para los entusiastas de la conducción.

El CX-5 comienza en 31.490 euros con el 2.0 Skyactiv-G 163. Con el mismo motor, puedes esperar pagar 33.490 euros por la serie especial Homura. La versión Skycruise Takumi de gama alta con el mismo motor cuesta 37.190 euros.

Los pequeños cambios que Mazda ha introducido en el CX-5 son, sin duda, muy sutiles. No es suficiente para ayudar a este «forastero» a entrar en el centro de atención. ¡Pero refuerza un poco más sus cualidades con los conductores «informados» que ya eran sensibles a sus argumentos!