Trucos de productividad para estudiantes que realmente funcionan

PIN

Entre las clases, las actividades extracurriculares, los trabajos y el resto de la vida, es muy fácil estresarse, no sólo por el presente, sino por el futuro. Hay mucho estrés que ocupa tu tiempo y te impide hacer tu mejor trabajo.

Pero uno de los mayores errores que vemos cometer a los estudiantes es pensar que tienen que esperar a ser «profesionales» para empezar a trabajar de forma eficiente. Es un error. Tanto si estás trabajando en la tarea de clase de esta semana como si estás a punto de empezar tu carrera profesional, deberías preparar tus hábitos de productividad ahora para tener éxito más adelante. Hay formas de hacer más cosas en menos tiempo y de trabajar mejor al mismo tiempo.

He aquí algunos trucos de productividad no típicos para estudiantes, que incluso los profesionales confían en ellos.

1. Utiliza la técnica Pomodoro

Bienvenido a las grandes ligas de los trucos de productividad. La técnica Pomodoro divide tu trabajo en rachas de 25 minutos separadas por pequeños descansos entre ellas. ¿Has estado en un examen y cuando has visto que sólo te quedaban 15 minutos, de repente tus mejores ideas empiezan a fluir? O quizá formes parte del 85-95% de los estudiantes que procrastinan porque «trabajas mejor bajo presión».

Cuando pones un límite de tiempo a algo, estás programado para hacerlo más rápido y más a menudo, con más claridad, señala Academia Teba. Piensa que la técnica Pomodoro hace que este fenómeno sea útil para tu día a día. Divide tu trabajo en: «escribir durante 25 minutos y luego ir al baño» o «enviar 25 minutos de correos electrónicos y luego comer un bocadillo». Con la técnica Pomodoro, ese pequeño descanso es tu recompensa.

2. Haz tu trabajo más duro por la mañana

Antes de levantarme de la cama por la mañana, saco el portátil de mi mesa auxiliar, lo abro -mis ojos se ajustan lentamente- y trabajo en mi tarea más difícil o más creativa del día. No se trata de lo temprano que te despiertas, sino de lo que haces cuando te despiertas.

Verás, hay una cosa que se llama fuerza de voluntad (puede que hayas oído hablar de ella). Lo que quizá no sepas es que la fuerza de voluntad es un recurso limitado que disminuye a lo largo del día por todas esas cosas estresantes de las que hablábamos antes. Tienes más fuerza de voluntad justo cuando te levantas por la mañana, por lo que es el mejor momento para forzarte a hacer esas tareas difíciles y molestas, como el siguiente párrafo de tu redacción. Los estudios también han descubierto que la zona de nuestro cerebro más responsable de la creatividad, el córtex prefrontal, está más activa justo después de dormir.

3. Lleva una lista de tareas inteligente

Vale, probablemente ya hayas oído esto antes, pero ¿sabes realmente por qué son importantes estas listas? Para empezar, deja de llamarla lista de tareas. Sabes que tienes que hacer la redacción, pero cuáles son las pequeñas tareas que hay entre el momento y la finalización. Haz listas de tareas. En segundo lugar, no pienses en una lista de tareas como un recordatorio de lo que tienes que hacer. Piensa en ella como la forma en que has gamificado tus tareas y las has reunido en un solo lugar.

¿Has oído hablar de la dopamina? Es esa increíble sustancia química que nuestro cerebro libera para hacernos sentir bien. Se liberan pequeñas dosis de dopamina cada vez que se marca una tarea. Por eso, biológicamente tendemos a hacer primero las tareas más cortas y fáciles para poder marcar más y sentirnos bien durante más tiempo. Por eso debes dividir tus proyectos en subtareas más pequeñas. Hazlas tan pequeñas como quieras. En lugar de que «escribir un ensayo» esté en tu lista durante un mes, divídelo en 10, 20 o 50 subtareas de «leer el artículo», «escribir la introducción», «dar formato a las páginas», etc. Una aplicación que nosotros (y todos los profesionales) utilizamos es Asana. Puedes establecer fechas de entrega, codificar los proyectos por colores, hacer subtareas y mucho más, pero lo mejor es lo que aparece en tu pantalla cuando marcas numerosas tareas. Sólo hay que esperar.

4. Practica los días sin cero

¿Cuál es tu objetivo ahora mismo? ¿Intentas hacer ejercicio todos los días? ¿Intentas leer todos los días? Entonces es hora de que practiques los días sin cero. Un día cero es aquel en el que no haces absolutamente nada para alcanzar tus objetivos o sueños. Sí, el descanso es bueno, pero los días de descanso completo (incluso durante un día) pueden ponerte en riesgo de romper tu hábito. Esto no significa que leas una novela al día o que vayas al gimnasio cada mañana. Puede significar que leas unas cuantas frases o hagas unas cuantas flexiones. El objetivo es mantener el impulso. El éxito vendrá de la mano de una serie de días seguidos que no sean cero.